Domingo, enero 20, 2019

Arco Minero de Venezuela – Crimen Ecológico

Con el nombre de Arco Minero del Orinoco, fue denominado el decreto que permitirá el desarrollo minero de una basta área al norte del Estado Bolívar, toca una parte del Amazonas y otra del Delta Amacuro, para una extensión total de 111.843,70 kilómetros cuadrados en el que se otorgarán en concesiones a unas 150 empresas mineras de diversas partes del mundo. Esto constituye aproximadamente 12% del territorio nacional.

hqdefaultUbicación, extensión y características del Arco Minero.

Su ubicación está al sur del Estado Bolívar, el Territorio Amazonas y una gran área de los Estados Sucre y Monagas. Su extensión abarca una superficie de 111.806 kilómetros cuadrados, área que duplica a la “Faja Petrolífera Hugo Chávez F”.

Minerales que contiene dicho Arco

Fundamentalmente está integrado por oro, níquel, cobre, hierro, diamante, bauxita, coltan, caolín, dolomita y otros minerales de gran valor industrial y estratégico, riquezas que se han calculado en siete -7- mil toneladas de reservas. También es de resaltar que las reservas de oro ocupan el segundo lugar en el planeta, según los expertos, esta posee alrededor de 200 millones de toneladas de bauxita y unas 44 mil toneladas entre oro y diamantes.

Pueblos originarios ubicados en Venezuela y en el Arco Minero.

Se estima que aproximadamente 900 mil indígenas, forman parte de los pueblos originarios, los cuales están distribuidos en treinta y cuatro -34- etnias, las cuales tienen sus propias lenguas primitivas, elementos que las diferencian unas de otras.

Las siguientes son las etnias más conocidas que integran el Arco Minero, muchas de la cuales tocan territorio de Brasil y de Colombia:  Wanikua, Baniva o Kurripako, Los Piapokos, Los Yavaranas, Los Makues, Los Puniaves, Los Sáliba (Edo. Amazonas); Los Wottuja, Los Yanomamis, Los Mapoyos, Los Waikes (liga de Yanomamis y Waikas), Los Sanama, Los Pemones, de los cuales se desprenden tres -3- grupos: Los Taurepan, Los Kamarocotos, Los Arecuna, Los Uruak (Estado Bolívar); Los Kariñas o Caribes (Edos. Anzoategui, Bolívar y Monagas); Los Waraos, Los Yanonamö, Los Panres o E´ñepas, Los Maquiritares o Yekuanas, Los Acawayos (Edos. Amazonas y Bolívar); Los Chaimas, Los Yaruros (Edos. Monagas y Sucre).  (población aproximada)

Aunque el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio Del Pino, ha explicado que la exploración y explotación de este nuevo frente se hará preservando los recursos naturales y las culturas originarias, en cumplimiento de la Ley para el Desarrollo Productivo Minero 2016-2018 que reserva al Estado las actividades de exploración y explotación del oro y demás minerales estratégicos, poca confianza tiene Alejandro Lanz, presidente del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV) que esto suceda.

“Estamos hablando de una amplia zona de gran biodiversidad que abarca gran cantidad de bosques, selvas que están protegidas por decretos de reserva forestal como el caso de Imataca, de 3 millones 800 mil hectáreas, La Paragua y El Caura con 5 millones 134 mil hectáreas, monumentos naturales como el caso de Guanay decretados en 1991 y cuencas que están protegidas igualmente por leyes ambientales y convenios internacionales como la Cuenca del Caroní de 96 mil kilómetros cuadrados, que provee de las reservas de agua dulce más importantes del país y generadora de 60% de la energía hidroeléctrica que alimenta la represa del Guri y el complejo hidroeléctrico”, expresó.

En este sentido, el ecologista destaca que, para la activación del Arco Minero, el Ejecutivo nacional, tendrá que violar importantes decretos realizados por el Estado venezolano.

“Aún más, si estamos en frente de una crisis energética, lo lógico es cuidar las cuencas del Caroní y Paragua, activar planes de reforestación, de eliminación de la minería en estos ríos que socava su cauce y manda lodo y sedimentos a Guri (…) y por el contrario, la respuesta no debería ser activar un Arco Minero que haga legal la explotación de minerales preciosos o no en estos vitales cuerpos de agua, de los cuales depende la generación de la electricidad de todos los venezolanos”, destaca Lanz.

Sacrificio ambiental

El ecologista considera que la activación del llamado Motor Minero, como un sacrificio ecológico innecesario, que afectará a generaciones presentes y futuras. Agrega que Arco Minero iniciaría actividades incumpliendo las obligaciones constitucionales de realizar estudios de impacto ambiental y sociocultural en las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas (artículo 129), así como la consulta de manera previa, libre e informada a los pueblos originarios cuando se aprovechen recursos naturales en hábitats indígenas (artículo 120, Convenio 169 de la OIT).

“El modo de vida de los pueblos indígenas  sería afectado por la actividad minera”, manifiesta Lanz, para quien y de igual forma, todos los pobladores del sur-oriente del país se verían afectados ante el incremento de contaminación del río Orinoco.daa7103b4ea786c486d309bdf4c75c38_XL

A pesar de la utilización de un lenguaje en el que abundan términos como “endógeno”, “sustentable” o “ecosocialismo” la política de expansión y el incremento de la minería ilegal en toda Guayana, traería grandes pasivos ambientales que se traducirán en desmejora de la calidad de vida de todos los pobladores de Amazonas, Bolívar, sur de Monagas y Delta Amacuro, por citar a los afectados más directos.

“Comprendemos que hay una crisis económica, pero a pesar que el Ejecutivo nacional obtenga grandes ganancias por el Arco Minero y disminuya el rentismo petrolero, la salud y calidad de vida de todos los ecosistemas de la región Guayana se verán afectados en demasía, y con ellos, la calidad de vida de sus pobladores”, alecciona Lanz.

Para los activistas ambientales, el Decreto 2.248 de la Gaceta Oficial Nº 40.855 que crea la Zona de Desarrollo Estratégico Arco Minero del Orinoco (AMO), va a generar un aceleramiento del calentamiento global.

“Lo rechazamos y lo condenamos porque nuestra premisa es la protección ambiental, objetar cualquier acción que atente contra nuestro patrimonio natural, y sobre todo atacar y visibilizar las acciones ejercidas por empresas privadas y/o gobiernos locales, regionales o nacionales que atenten contra los recursos naturales, y promuevan o aceleren el Cambio Climático acentuando los efectos negativos de éste, y omitiendo las acciones de adaptación y resiliencia necesarias y evadiendo el desarrollo sostenible”. ffca84d604cc705d63a72383026b53fc_L

Aunque la zona demarcada para la explotación minera no incluye el Parque Nacional Canaima,  advierten en un comunicado, los desechos, químicos y sedimentos correrán por los ríos y lagos que desembocan en aguas del Parque Nacional Canaima, contaminándolo y afectándolo.

Global Power Shift es una de las organizaciones que se ha sumado en rechazo al Arco Minero. La Universidad Católica Andrés Bello (Ucab-Guayana) recientemente también fijo posición en contra. Otras organizaciones defensoras de derechos humanos como Provea y asociaciones indígenas se han pronunciado en contra.

fuentes: http://www.aporrea.org/actualidad/a226570.html
http://www.correodelcaroni.com/index.php/mas/ambiente/item/44011-ciev-alerta-que-arco-minero-del-orinoco-es-un-sacrificio-biologico-innecesario
http://www.correodelcaroni.com/index.php/mas/ambiente/item/45928-convocan-a-tuitazo-mundial-en-contra-del-arco-minero-del-orinoco

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates